Destacado

Tiempo Después

Te escuche, después de tanto tiempo.

Te escuchaste frío, concreto y sin ánimos de hablar. Como puede una persona después de demostrar tanto amor y prometerle a una persona “amor incondicional” cambiar tan dramáticamente sus sentimientos ¿o es que no tiene sentimientos?.

No preguntaste por mi, fuiste directo al grano a lo que necesitabas saber…

Que duro!!

Sincactus1.1

Anuncios

Días intensos tatuados en papel

He tomado el camino ancho como un caballo y tal vez dé con mis huesos y mis sueños en el fondo del abismo. 

Se de muchas cosas y otras tantas ignoro, y también que el talento no es una simple posesión sino una responsabilidad bastante peligrosa por cierto. Este es mi pensamiento y lo digo no importan las consecuencias . 

Hoy no tengo ni un clavo donde amarrar un gallo y un fuego distinto a otras artes me sostienes.

 

Sincactus1.1

A ti te gusta

A ti te gusta que sacie tu hambre, tus deseos y tus ganas que al besarte pase de la boca a la barbilla luego a tu pecho y por ultimo.. bueno. Que tu aliento sea mi alimento a diario, que te proteja y te diga que te amo.

A ti te gusta que te toque, que te huela, que descubra en tu cuerpo lo que tú no has descubierto, que te enamore con detalles y chocolates (no podia faltar) que a solas en vez de poemas dibujare placeres en tu cuerpo.

A ti te gusta que te bese y al mismo tiempo que te haga el amor, lo se porque lo leo en ti, en tu voz, en tu sonrisa, en tus movimientos.. allí justo cuando cierras los ojos y muerdes tus labios.

A ti te gusta que a mi me gusta.

Te encontré

Te encontré, cuando menos lo imaginaba, ni pensaba, apareciste tu.

Tan a la medida para mi, y si quizás sea pronto o quizás no. Pero siento esa necesidad de amarte en grande de conocer cada rincón de tu corazón y cuidarlo como si fuese el mio propio.
Pero.. quien eres? podría equivocarme, si. No importa yo prefiero arriesgarme.

Te encontré, quien lo diría tu y yo, juntos…
Te encontré, tan perfecto como lo deseaba
Te encontré, sin necesidad de buscarte
Te encontré, y eres para mi.

Me siento tranquila, me siento en paz. Nuestras conversaciones son en calma, despacio y sin prisa. Conociéndonos mucho mas cada día. Que me hace falta verte? por supuesto que si, y a ti? no lo se.
Me siento diferente he llegado a otro nivel de mi vida donde no soy el tipo de mujer acosadora ni mucho menos la que esta encima de ti las 24 horas. Te doy tu espacio y eso no me mortifica.
Me siento satisfecha contigo no necesito a nadie mas.

Te prometo mi amor estar contigo a cada instante en el que tu necesites de mi, prometo darte mi cariño, mis alegrías, mis travesuras, mis tristezas y hasta mis locuras . No te prometo estar toda la vida a tu la lado porque eso es indispensable para los dos pero si prometo estar el tiempo necesario y el que tu necesites para hacerte feliz y darte la mayor de las alegrías mientras estés a mi lado.

Si tu, yo…

Te Encontré..

Sincactus1.1

 

El valor de la vida

Estuve en el ciclo de la vida donde debemos valorar cada minuto y cada segundo que nos pasa por el frente. 

Analizando paso a paso, palabra por palabra, cada movimiento y dándome cuenta de los errores que llegamos a cometer por tener rabia, desesperación, malos momentos y hasta crisis emocional.

Aprendí tantas cosas, y dejar aquellos impulsos a un lado.

Te pienso, te pienso todos los días. Me haces falta, mucha, especialmente en las mañanas. Pero se que donde estas ahora te va mucho mejor. 

Pronto nos volveremos a encontrar.

Sincactus1.1

 

Un masaje a la vez

Un masaje a la vez
-¿Alguna vez te han dado un masaje? Pregunto mientras acariciaba mi
antebrazo después de una larga conversación sin sentido-
– No. Respondí un poco inquietante por su pregunta repentina
– Pues, yo te voy a dar uno que te va a encantar.
Tomo mi mano y me condujo hasta la habitación principal… Tenía
dibujada en su rostro la más hermosa de las sonrisas. Como cuando a un
niño le dan el juguete perfecto.
– ¿Y qué debo hacer?
– – Nada, solo acuéstate allí, cierra los ojos que yo me encargo del
resto. Dijo
– Pero, yo he visto que la gente cuando van para que le hagan un
masaje las tienen en ropa de baño.
– Linda, relájate y la gente cuando van para que le hagan un masaje
no hablan. Riéndose a carcajadas estaba quitándose su anillo y su
reloj.
– Bueno confió en ti. Dije con voz sutil. Me acosté en la cama donde
había una almohada con mucho perfume a él.
– Linda, ¡boca abajo! Me ordeno, ya la voz no era sutil y dulce sino
fuerte y seca.
– Tú no tienes ni idea de lo mucho que me gusta que me ordenes,
¡mande profesor! Le dije.
– ¿Ah sí? Lo tomare en cuenta alumna. Dándome una nalgada y
girándome bruscamente hacia él, pegándome hacia su cuerpo
sintiendo su erección me apretó de la cintura – Calla es hora del
masaje- susurro en mi oído dejándome la piel erizada y haciendo
que me excitara.
– Una pregunta más y hare silencio. Dije en tono bajo.

– Dime, sonrió
– ¿EL masaje es con ropa? Me sonroje.
– Cállate, disfruta. Grito con tono molesto.
Mi cuerpo tumbado en la cama, boca abajo mientras mis brazos
abrazaban la almohada donde justo apoyaba mi cabeza y dejaba
caer mi cabello suelto, mis ojos cerrados, inquietante porque no me
permitía abrirlo para saber que sucedía. Solo podía agudizar mi
sentido del olfato y del oído, escuchaba una música instrumental
por la lejanía y sus pasos de un lado al otro en la habitación. Un
aroma a canela y vainilla. Mi corazón palpitante y acelerado le
hacía juego a la respiración y mi sonrisa dibujada constantemente
con nerviosismo.
De repente sentí su cuerpo acercándose al mío, bajo hasta mis pies y
me fue desamarrando los tenis uno a uno así como también las
medias a rayas atigradas (mis favoritas) – Que tiernas- Dijo, sonreí.
Mientras subía hasta mis pantalones donde lentamente metió su
mano, y lo desabrocho para quitármelos… – Wau, eres riquísimaSusurro, me sonroje y abrí los ojos estaba observando mis nalgas
descubiertas por un pantys rojo, las apretó tan fuerte como pude yo
gemía de satisfacción y en mi mente me preguntaba “¿y el masaje
para cuándo?” subió y me quito la blusa de la misma forma
desabrocho mi brassier dejándome en total descubierto solo con las
pantys rojas. Me giro quedando frente a él, arreglando mi cabello
para que quedara perfectamente postrado en la almohada,
deslizando su dedo desde mi frente por todo el rostro, pasando por
mis pechos y llegando a mi zona V donde ahí se detuvo y quitando
su mano rápidamente mientras mi respiración se aceleraba y con el
pasar de su dedo me hacía estremecer.

Consigo traía un aceite aromatizante bastante fuerte de olor a
jazmín que unto en mi ombligo cayendo en perfecta sintonía y con
sus manos frotadas de calor esparció por mis senos mi abdomen mis
hombros y mis brazos, sus manos estaban calientes y suaves, era
una sensación bastante buena y excitante… su rostro era muy serio,
concentrado en lo que estaba haciendo y su mirada era fijamente a
sus movimientos circulares en mis senos y de arriba abajo en mi
abdomen. Estaba admirada con ese personaje en jean sin camisa
postrado encima de mi masajeando mi cuerpo desnudo hacia él.
Luego me miro con una picardía que sabía que dentro de toda esa
mente había mucha maldad erótica. Bajo mis pantys hasta que
quedaron en sus manos las observo y luego me miro a mi… Quería
desaparecer de la pena – ES mejor sin esto- Dijo tirando las pantys
al piso. Mientras que con la otra mano lleno su mano de aceite y me
tocaba. Sentí una explosión de emociones donde, no sabía que hacer
estaba muy excitada pero no quería que parara sentía su erección
muy cerquita de mí. Cuando se sintió satisfecho de mí, bajo sus
pantalones dejando su miembro al aire y tocándose con el mío…
Estaba agitado y desesperado tomo una de mis piernas apretándome
fuerte y agresivamente separándolas una de la otra… acercándose a
mi cara me beso con su lengua hasta mi garganta. Metió su pene
dentro y sentí la gloria.
– Eres perfecta, un masaje a la vez. Dijo… dejando caer su cuerpo
sobre mí.
Pensamiento Sincactus1.1

No digas nada

No digas nada por favor sabes que cuando hablas el alma me destrozas, espera no te vayas, quiero decirte tantas cosas  necesito acordarme de tu olor. Por favor quédate aquí en silencio me asusta la idea de despertarme de un sueño en el que puedo verte Y donde aun puedo hablarte de mi amor, No amor, no digas nada ten piedad de mi. Solo te pido que mañana por la noche dormida me des la oportunidad de besarte, de tocarte, de sentirte….

Llevas tres meses por la noche haciéndome lo mismo. Suena mi puerta y estás tú mi allí parado tan radiante como siempre. Por dentro siento una lluvia de emociones y  grito, grito de la emoción. Por fuera estoy quita, fría y dura me hago la  fuerte como si no me temblara el corazón y te Pregunto, -¿Qué te pasa?-  -¿Por qué lloras?- -¿Porqué estás tan raro?- Y aunque tú no me hablas me conforma al ver tú cara, intento tocar  tú mano y no puedo moverme -¿Qué me pasa?- Me siento tan rara al verte aquí en mi casa. Siempre quise tener la oportunidad de poder hablarte una vez más , y creo que no te dije que te amaba suficiente. Te desvaneces con el sol no eres humano, eres un sueño que me rompe el corazón en la mañana.

Te fuiste un viernes por la noche me quitaste todo, siento que te perdí en mis manos, lo se fue mi culpa y ahora sufro sola. Sabes, no entiendo a la vida, la vida me prometió estar contigo y fue ella misma la que nunca va a dejarte estar conmigo, mi consuelo es por las noches en mis sueños puedo verte dormida vivo al fin un cuento de hadas que aunque se que es  falso  para mi es suficiente, y nio me importa cuanto duela despertarme de igual  manera me duele todo y cada segundo del día estás presente.
Me acuerdo de todo, la noche perfecta, y en tu carro te miré a los ojos, sonreíste y por fin de cogí la mano, llueve más de un millón de recuerdos juntos y me ciegan yo te amo amigo tanto que me quema ya no quiero despertarme, la vida sin ti ya no tiene sentido
Prefiero vivir de noche, sentir que tú no te has ido y soñandote voy a tenerte hasta que se acabe mi vida porque prefiero morir soñando que vivir con tú partida.

Sincactus1.1

España

Al tirarme en mi cama, hacia un frió terrible decidí tomar una cobija y abrigarme bien hasta el cuello , mi celular al lado. Me perdí.

Te postraste a mi lado queriéndome quitar parte de mi cobija, a mi oído solo escuchaba tu respiración agitada – Oh guapa, si que hace frió- Susurraste a mi oído con tu acento español, mi piel se erizo y me rodeaste con tus hombros. Me sentía segura, un cálido abrazo, oh Dios quiero que siempre sea así. De repente me giraste hacia tu cara y con tus labios en perfecto delineado me rozaste los míos… estaba sintiendo tu erección, fue muy gratificante… Para mi suerte tu lengua era el néctar mas delicioso y en un jadeo de ambos me dijiste – bájate las bragas, te voy a follar como nunca- Estaba muy obediente.. Mientras tu tocabas mis partes…

Un sonido abrumador y escandaloso me despertó de esa fantasía tan deliciosa.

Me quede inmóvil en mi cama mientras analizaba que en España estaba mi otra mitad

Sincactus1.1